El sector es pionero en España en la adopción de estas medidas de prevención y protección.

Faconauto ha puesto en marcha el sello “Concesionario Protegido frente al COVID-19”. Cuenta con el asesoramiento técnico de TÜV SÜD, empresa alemana especializada en certificación, ensayos, auditorías y está obteniendo un importante respaldo del sector. Hasta ayer, 186 grupos de concesionarios, con más de 900 puntos de venta, ya habían obtenido este distintivo que les compromete a la adopción de medidas de protección y prevención para clientes y empleados.

El sello se ha implementado en tiempo récord y nos permite reabrir nuestras puertas habiendo pasado el proceso para su obtención.

TÜV SÜD se está ocupando de la validación del sello y se ocupará también de su posterior auditoría, asegurando la correcta interpretación y entendimiento de todas las medidas de protección, limpieza e higiene a adoptar por parte de Compostela Concesionario.

Apertura de los concesionarios

Desde el pasado lunes, nuestras instalaciones están abiertas al público, al que atendemos con cita previa. Llevamos a cabo todas las medidas de protección sanitaria contempladas en el sello “Concesionario Protegido frente al COVID-19”.

Entre los elementos de seguridad que se tienen en cuenta de cara a los clientes están respetar la distancia mínima de seguridad, de dos metros. También ponemos a su disposición tanto geles desinfectantes como mascarillas, en el caso de que no se pueda garantizar esa distancia mínima de seguridad.

La entrega de los vehículos, en venta, posventa, de cortesía y de pruebas, se realiza manteniendo la distancia mínima de seguridad. Se utilizarán siempre los sistemas de protección adecuados y con una declaración responsable por parte del concesionario de que el vehículo ha sido desinfectado.

En lo que respecta a las pruebas de los vehículos, el contacto con el cliente se minimiza al máximo y se realiza si el cliente lo solicita expresamente. Para ello, se sigue el protocolo de seguridad, que establece que sólo se podrá hacer con un máximo de dos personas. Esto se hará después firmar, tanto vendedor como cliente, una declaración responsable de que no les consta tener coronavirus.